Todo es felicidad y ensueño en los días posteriores a la decisión de casarnos. Pero, en el caso de las mujeres, eso tiende a complicarse cuando nos toca elegir el vestido.

Surgen miles de alternativas sugeridas por amigas y familiares, pero nadie toma en cuenta que ya, desde el momento del “sí”, nos encontramos en un estado emocional distinto, sublime y que prácticamente nada nos conforta.

El vestido de tu madre, “arreglado te quedaría bello”, o el de tu abuela que es una joya. El peor de todos: es una tradición familiar, todas las mujeres de la familia desde hace x generaciones hemos usado el mismo vestido. Un compromiso ineludible. Ahora bien, ¿es eso lo que tú quieres?

Sugerimos que comiences por ponerte al día con el estilo de moda para el momento. Esto te permitirá actuar dentro de un marco de seguridad y minimizas los riesgos. A veces un poco de creatividad termina siendo un acto temerario que no podrás borrar de tu memoria.

Dedícale, sin contar las horas, tiempo a internet y a revisar catálogos para definir el estilo de tu vestido. Toma en cuenta que el mismo debe compaginarse con el de tu boda, temática, hora de recepción y acto eclesiástico si lo hay. Todo debe armonizar para este día especial.

Una vez definido el estilo que desees haz tu cita con nosotros para darle cuerpo al vestido de tus sueños.

 

Para ello vamos a trabajar en cuatro aspectos o puntos fundamentales:

  1. Silueta.

Nos referimos a la  ”forma” del vestido: Línea A, corte princesa, imperio, sirena, corto, en fin te ayudaremos a elegir la silueta que mejor se adapte a tu cuerpo. Ten presente que eres tu quien va a vestir esa noche el vestido y tu figura será la protagonista.

  1. Escote, espalda y hombros

Hoy están muy de moda los escotes, esencialmente si las chicas se han realizado algún retoque cosmetológico en los senos que quieran lucir. El asunto tiene que ver con la personalidad de la novia y las características de su cuerpo. ¿Te sentirías cómoda con un gran escote? ¿Luciría tu cuerpo de manera adecuada? En este momento es cuando te decides por un strapless, hombros caídos con tirantes, con malla ilusión, escote de corazón o en V.

¿Te agrada tu espalda? ¿te gustan tus brazos y hombros? Son preguntas que debes llevar respondidas al encuentro en el atelier.

  1. Detalles.

Dicen que los detalles hacen la diferencia. Un vestido puede ser ajustado, con transparencias, encajes, bordados, apliques de cristal y strass. Todo depende de tu estilo y gusto particular.

  1. Color.

Aunque el blanco es el color tradicional de la novia, hoy se estilan variaciones del mismo, logrando tendencias con colores alejados del blanco plena, para ajustarse más a una gama de colores muy suaves, bien sean marrones, amarillos o naranjas.  Muy de moda se han puesto detalles de colores en el vestido, sobre todo en azul, que es otro color asociado a las tradiciones de la boda.

Haz tu cita, reserva una tarde con nosotros y permítenos vivir juntas el camino al altar.

 

¿Te gustó? Compártelo en tu red preferida.....

junio 7, 2018