Deja de preocuparte por saber si tendrás una “buena” suegra. Haz lo posible por ser una buena nuera, es decir, por crear una buena armonía entre las tres familias que conformarán el nuevo núcleo creado a partir de la boda: el nuevo hogar y el de los suegros de ambos.

El sentimiento del padre de la novia hacia el esposo, es tan fuerte como el de la suegra, es decir, como el de la madre de tu pareja. El asunto entre hombres se resuelve en el reto nunca hablado pero por todos sabido: “a la primera queja que tenga de maltrato o infelicidad, te haré responsable por ello y te la verás conmigo”. Es sencillo, sin condicionamientos y con pocas variables. Solo una mirada basta entre esposo y padre de la novia para saber que el reto está en píe.

Con la suegra es distinto, es un pleito de detalles y de lucha diaria. De examinarse mutuamente hasta los hábitos personales. De miradas y guiños y de profunda desconfianza. Muchos pensaban que esto terminaría con el nuevo rol asumido por las mujeres en el mundo contemporáneo. Con mujeres ejecutivas, empresarias, emprendedoras, con una visión distinta de la vida y del rol de la mujer, pero que va, la lucha persiste aun en nuestros días.

Para mejorar y propiciar buenas relaciones tomamos como base algunas recomendaciones de la página www.lafamilia.info, que nos parecen pertinentes compartir:

 

  1. Póngase en el lugar de la suegra

Especule en los sentimientos que se le despertarían; celos, temores, nostalgia, complejos por la edad, miedo a la soledad, entre otros. Aunque es verdad que ninguna de las anteriores es una excusa para mortificar a la hija política, es una forma de comprender a la suegra y ayudarle a superar los malos pensamientos.

  1. Cada una en su papel

Ni la mamá debe ponerse en el rol de esposa, ni la esposa en rol de madre. Cada una tiene sus funciones y de nada ayuda competir para ver quién logra una mayor atención de su hijo o cónyuge. En vez de formar un campo de batalla, construyan una relación armoniosa, ojalá de amistad.

  1. Los suegros tienen defectos, las nueras también

Desde la perspectiva del egoísmo, el odio, los celos, enfados y envidias se observa un panorama tenebroso. Todo el daño que ello causa y lo pequeño que es comparado con el inmenso horizonte del amor.

  1. Ofrézcale su ayuda es decir, intégrese

¿En qué te puedo ayudar?, es una pregunta estupenda que la nuera debe hacer a su suegra de vez en cuando. No se trata de hacerlo “por cumplir” o “para fingir lo que no siente”, es más bien una actitud de servicio que en mucho ayuda a integrar las rutinas y rituales de la familia de su esposo.

  1. Los suegros son personas que la necesitan

Ellos aman a su hijo y quieren lo mejor para él, así que hágase querer, conviértalos en parte de su familia, (cuando hay nietos con mayor razón) ya que en la mayoría de los casos, la mujer es la que debe propiciar esa unión entre padres e hijo. Por lo tanto, invite a sus suegros a la casa frecuentemente, salgan a dar un paseo al parque, vayan a comer helado y recuérdele a su pareja estar pendiente de sus papás, al menos con una llamada telefónica al día.

  1. Abuelos consentidores

Muchas de las relaciones entre suegros y nuera se afectan cuando llegan los nietos. La razón, es el inmenso amor de abuelos que a veces termina por mal educar a los nietos y puede llegar a ser motivo de discusión. Así que tenga especial cuidado cuando algo le molesta de sus suegros. Dígaselo en excelentes términos y hágales entender que los abuelos también son educadores.

  1. Nada de quejas para el esposo

“Su mamá me dijo…”, “tu esposa me hizo…”. Eso de andar quejándose de la suegra o de la nuera, no es nada recomendable. Más bien, siéntense a dialogar sobre sus diferencias sin que su pareja tenga que intervenir, no lo pongan en una situación tan bochornosa como estar entre la espada y la pared.

  1. No la compare con sus padres

Evite los comentarios en donde los suegros son los afectados y sus padres los halagados. A nadie le gusta que lo estén comparando y menos cuando es para refutarle algo.

  1. No compita con ella en la cocina

Hay cosas que las mamás hacen que nadie más las podrá reemplazar. Así que olvídese de rivalizar con la suegra para ver quien hace mejor las cosas, mejor pídale que le enseñe sus trucos para consentir al marido.

  1. Cuando las relaciones son difíciles

Si  hay cosas que definitivamente usted no podrá aceptar de su suegra, trate de que al menos haya cordialidad y respeto. Nunca se le olvide que ellos son los padres de su pareja y sólo por esa razón los debe respetar.

¿Te gustó? Compártelo en tu red preferida.....

junio 7, 2018