Sí, según las estadísticas, la mayoría de las bodas en nuestro país se celebran en el mes de diciembre. Esto debido a que esta fecha cumple con dos condiciones: generalmente son vacaciones y las personas disponen de dinero.

Si ustedes se cuentan entre ellos, es conveniente que, sin pensarlo dos veces, inicien los trámites de planeación del evento ya que, solo el vestido, se lleva los meses que restan del año. Y puede ser que quedemos cortos.

Es conveniente que hagan su cita de inmediato para iniciar con el trabajo de asesoría y confección. Es muy importante que tengan clara la idea del traje que quieren y el concepto de la boda. Eso ayuda mucho en la toma de decisiones.

 

Si ya lo dijeron, pues, manos a la obra, te dejamos cuatro pasos fundamentales para cumplir con la meta en feliz término:

Elije tu vestido: 

Elije el vestido de tus sueños y pide una cita. Ven con tu idea y piensa en el estilo de la boda. A partir de allí podremos trabajar para hacer realidad tus sueños. De la decisión del vestido, se desprenden otras como el estilo y colores del cortejo hasta el mismo traje del novio.

Planifica el día paso a paso:

Lo ideal es contar un planificador de bodas (wedding planner) que nos ayude en toda la logística. Si no puedes o no quieres contar con uno, lo más recomendable es que te conviertas en uno de ellos o le asignes a algún familiar la tarea. Debes pensar cada detalle e incluso, hora en la que sucederán las cosas: inicio de la recepción, primeros bailes, bebidas, comidas. Eventos como el lanzamiento del ramo, el liguero, todo debe estar planificado. Esto es muy importante, sobre todo en la situación actual que vivimos, donde las improvisaciones y decisiones de última hora, además de costosas, nos desvían de nuestros deseos.

Define un presupuesto (y ajústalo a la inflación):

Una vez que tengas imaginada tu boda, solo basta presupuestarla. Compra todo lo que puedas para ganarle algo de dinero a la inflación, y lo que no puedas comprar o contratar supón que siempre se verá encarecida, por lo que debes ajustarle la inflación.

Muchas agencias de eventos  establecen planes en los que se mantienen precios, siempre y cuando se cancelen algunos costos por adelantado y así, puedas ir saliendo de deudas en lo que resta del año. Para esta etapa es ideal:

Hacer las cosas basados en la realidad.

Limita el número de invitados según sea tu presupuesto.

Entender claramente que es lo que tenemos a disposición y de que cosas podemos contar con seguridad.

Lo más importante de la boda es el ambiente y los buenos deseos de los invitados.

Utiliza la imaginación:

Una de las tendencias de las bodas contemporáneas van ajustadas al minimalismo y a la originalidad, por lo que, muchos conceptos de bodas se ven favorecidos al resultar económicos en su concreción. Nos referimos a la decoración, a los arreglos florales incluso a las invitaciones. Hoy existen tantos recursos válidos que sumados logran restar una gran cantidad de dinero a la planificación de bodas y suman a la participación y complicidad de familiares y amigos que siempre están dispuestos a colaborar.

 

¿Te gustó? Compártelo en tu red preferida.....

junio 6, 2018