Si ustedes son de esas parejas que, dejándose llevar por el espíritu navideño, se agrandaron y decidieron decirle al mundo que su amor está por encima de todo pronóstico y que se van casar, entonces hoy deben estar decidiendo, cuando será el evento.

En primer lugar te podemos decir que para el vestido, el tiempo promedio de realización está entre 8 y 9 meses. Por lo que te recomendamos que fijes la fecha para el último trimestre del año. A menos que, quieras iniciar una carrera contra reloj en el que tendrás que dejar muchos de tus sueños y deseos a un lado para poder satisfacer la fecha que se han impuesto.

Lo más recomendable es que si existe alguna fecha de importancia para la pareja, ambos o alguno de sus miembros, esta sea analizada con suficiente antelación para que no sea una limitante al momento de la planificación.

Decidan con prontitud el estilo de la boda y así ajustar más el diseño del traje de novia con el evento y, por supuesto con su estilo.

Cuando el novio y la novia coinciden en el estilo como pareja y lo expresan al punto de marcar el desarrollo del evento, el proceso creativo del vestido se hace mucho más fácil y permite resolver problemas con mucha mayor facilidad. Una idea clara de los que se quiere es fundamental para no perder el tiempo.

 

Sujeto al punto anterior está el evento en sí. Ya que de la intención que tengan los novios con festejo dependerán muchas cosas. Por ejemplo si el matrimonio es de día, tarde o noche, si será un almuerzo, un cocktail, un brindis, todo dependerá de la intención de los novios y del presupuesto que dispongan para la celebración.

Los días preferidos son viernes o sábado ya que, generalmente, el día siguiente del evento no se trabaja. Por ello también son muy solicitados en las iglesias, los días previos a días festivos que incluyan fines de semana largos o “puentes”, para facilitar la estadía de invitados de otras ciudades.

Un consejo para aquellos que sueñan con una ceremonia al aire libre, igual a esas de las películas, con gazebos, mesas de madera y grandes extensiones de grama. Es importante recordar que nuestro clima es generalmente inclemente en horas de la mañana e incluso buena parte de la tarde. La novia debe recordar que el vestido y por supuesto los zapatos deben ser ajustados a la hora y al ambiente donde se desarrolla el evento, para que luego no resulte incómodo el traje. El calor, la lluvia, el viento son sólo algunas de las variables que hay que tomar en cuenta al celebrar un matrimonio en el día y al aire libre.

 

¿Te gustó? Compártelo en tu red preferida.....

junio 5, 2018